¬°Hub de contenido!
Acceso a contenido educativo gratis. Comience a aprender.

Ocho productos pl√°sticos que dejan de usarse hoy en Colombia

Con la entrada en vigor de la Ley 2232 Colombia busca avanzar en la creación de un modelo de economía circular y promover el desarrollo de alternativas sostenibles para los plásticos de un solo uso.

La Ley 2232 de 2022 busca la eliminación de 21 plásticos de un solo uso en el año 2030.
La Ley 2232 de 2022 busca la eliminaci√≥n de 21 pl√°sticos de un solo uso en el a√Īo 2030.
Getty Images

Colombia implementó desde el día 7 de este mes la normativa contemplada en la Ley 2232, que prohíbe el uso de varios productos plásticos de un solo uso, marcando el inicio de un cambio profundo en la manera en que el país consume y maneja este material. La implementación de esta ley no solo busca reducir la contaminación plástica, sino también fomentar prácticas más sostenibles y responsables.

En la primera fase de la ley, que aplica en todo el territorio nacional, ocho tipos de productos pl√°sticos de un solo uso ser√°n retirados del mercado, una medida que impactar√° considerablemente tanto el medioambiente como los h√°bitos de consumo. La prohibici√≥n, que aplica para los productores de envases y empaques, fabricantes o importadores de productos pl√°sticos de un solo uso y a las entidades p√ļblicas y privadas, comprende los siguientes productos:

    1. Popotes de pl√°stico.
    2. Mezcladores de pl√°stico.
    3. Soportes de pl√°stico para inflar bombas.
    4. Soportes plásticos de copitos de algodón o hisopos.
    5. Bolsas pl√°sticas de punto de pago utilizadas para empacar y transportar paquetes.
    6. Bolsas de precorte de fruver.
    7. Bolsas plásticas de lavandería para transportar prendas.
    8. Bolsas de pl√°stico para empacar revistas y/o publicidad.

A pesar de la prohibición, algunos productos seguirán circulando debido a su necesidad en ciertos contextos específicos. Entre estos se encuentran los plásticos utilizados con fines médicos, una excepción crucial puesto que son esenciales por razones de asepsia e higiene. Igualmente, los plásticos utilizados para contener productos químicos peligrosos también están exentos de la prohibición, pues su uso es vital para proteger la salud humana y el medio ambiente.

Otra excepción importante se refiere a la conservación de alimentos y bebidas, especialmente aquellos de origen animal y otros que, por razones de asepsia o inocuidad, requieren envases plásticos para mantenerse seguros para el consumo. Además, ciertos plásticos de un solo uso seguirán permitidos en servicios médicos y para personas con discapacidad, en cuyos casos su uso es indispensable. También se permitirá la circulación de productos fabricados con un 100% de materia prima reciclada, siempre que provenga de material posconsumo nacional.

Lea m√°s: Colombia firma pacto para un futuro libre de pl√°sticos de un solo uso

Los popotes adheridos a envases de hasta 300 ml con un sistema de retención se encuentran asimismo entre las excepciones. Este sistema garantiza que los popotes se recolecten y reciclen junto con los envases, promoviendo así prácticas de gestión de residuos más sostenibles. Las excepciones contempladas reflejan un enfoque equilibrado que busca proteger el medio ambiente sin comprometer la salud y la seguridad en contextos específicos.

Sanciones por incumplimiento

La Ley 2232 establece severas sanciones para quienes produzcan o comercialicen los productos plásticos prohibidos, entre las cuales se encuentran multas que van desde cien (100) hasta cincuenta mil (50.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes, equivalentes aproximadamente a 32.500 dólares y 16,3 millones de dólares respectivamente, así como el decomiso de los elementos plásticos prohibidos. Además, los establecimientos que incumplan la normativa pueden enfrentar la clausura temporal, que no excederá de un mes, o incluso la clausura definitiva.

Estas medidas tienen como objetivo asegurar el cumplimiento de la ley y disuadir la producción y venta de plásticos de un solo uso. Al imponer sanciones estrictas, se busca fomentar un cambio en las prácticas comerciales y de consumo, promoviendo así una mayor responsabilidad ambiental y la adopción de alternativas sostenibles.

Alternativas a productos pl√°sticos de un solo uso

Con la prohibici√≥n de ciertos productos pl√°sticos, se abre la puerta a la adopci√≥n de alternativas sostenibles que puedan suplir la demanda de los consumidores. Entre las opciones m√°s destacadas se encuentran las bolsas reutilizables, que pueden ser fabricadas con materiales como tela o pl√°stico reutilizable, y ofrecer una soluci√≥n duradera y amigable con el medio ambiente. Adem√°s, los utensilios de bamb√ļ o metal se presentan como una alternativa eficaz para reemplazar los popotes y mezcladores de pl√°stico, aportando durabilidad y reduciendo el desperdicio.

Otra opción viable es el uso de envases biodegradables o compostables para alimentos y bebidas, los cuales se descomponen de manera natural sin dejar residuos perjudiciales para el medio ambiente. Estas alternativas no solo contribuyen a reducir la contaminación plástica, sino que también fomentan una cultura de consumo responsable y sostenible. La transición hacia estas soluciones requiere la colaboración de todos los sectores, promoviendo prácticas que respeten y protejan el entorno natural.

Opiniones desde diversas perspectivas

El gobierno colombiano, a trav√©s de la ministra del Medio Ambiente de Colombia, Susana Muhamad, ha expresado su apoyo a la prohibici√≥n de pl√°sticos de un solo uso como un paso crucial hacia la sostenibilidad. La funcionaria destac√≥ que ‚Äúcon esta Ley aspiramos a cumplir la meta de que en Colombia todos los pl√°sticos que se produzcan en el pa√≠s al 2030 sean reutilizables o reciclables. Los invito a que piensen c√≥mo podemos utilizar alternativas al pl√°stico de un solo uso que vengan de la econom√≠a circular o simplemente dejar de usar esos √≠tems que hoy nos parecen fundamentales‚ÄĚ. Adem√°s, resalt√≥ la importancia de esta transici√≥n en el √°mbito internacional, mencionando que ‚Äúesperamos que esta transici√≥n al modelo de econom√≠a circular la podamos visibilizar de forma muy potente en la COP16, porque hace parte de la convenci√≥n de biodiversidad para abordar la crisis de contaminaci√≥n de micropl√°sticos‚ÄĚ.

Contenido relacionado: Colombia aprueba eliminación gradual de plásticos de un solo uso

Por su parte, la industria, representada por Daniel Mitchell, presidente de Acopl√°sticos, ha mostrado una postura cautelosa pero igualmente comprometida con el di√°logo y la colaboraci√≥n para encontrar soluciones sostenibles. Mitchell afirm√≥ que ‚Äúha habido un intercambio, de alguna manera permanente con el Ministerio en cuanto a toda la regulaci√≥n de los productos pl√°sticos de un solo uso, especialmente en las soluciones ambientales‚ÄĚ. A pesar de los desaf√≠os, la industria celebra estas discusiones amplias que incluyen a todos los actores relevantes, buscando llegar a las soluciones m√°s efectivas para enfrentar el problema de la contaminaci√≥n pl√°stica.

En conjunto, tanto el gobierno como la industria reconocen la importancia de este cambio. La ministra subray√≥ la relevancia de visibilizar los esfuerzos en la COP16, mientras que Mitchell destac√≥ la necesidad de un intercambio continuo y la participaci√≥n de m√ļltiples sectores. Este enfoque colaborativo se presenta como una estrategia clave para enfrentar los desaf√≠os ambientales y avanzar hacia un modelo m√°s sostenible en el manejo de pl√°sticos en Colombia.

Impacto en la industria

La implementaci√≥n de la Ley 2232 tendr√° un impacto significativo en la industria pl√°stica en Colombia. De acuerdo con estimaciones de la industria del pl√°stico, las bolsas, popotes y dem√°s productos a los que se restringi√≥ su partir del 7 de julio representan alrededor del 4 % de la industria trasformadora del pl√°stico en Colombia. Este porcentaje equivale, entre 9.000 y 10.000 puestos de trabajo, m√°s de 100 empresas y cerca de 60.000 toneladas de pl√°stico por a√Īo.

La ley no solo prohíbe ciertos plásticos, sino que también fomenta la economía circular, incentivando el reciclaje y la reutilización de materiales. A partir del 2025, se implementarán metas específicas obligatorias en cuanto a la economía circular, como el contenido mínimo obligatorio de material reciclado en las botellas de bebidas.

Aunque la prohibición de plásticos de un solo uso presenta desafíos, también ofrece la oportunidad de innovar y desarrollar nuevas tecnologías y procesos. Para la industria, supone la necesidad de adaptarse y buscar soluciones sostenibles que cumplan con la normativa y reduzcan el impacto ambiental. Un aspecto crucial para el éxito futuro de esta transición, en el que coinciden los actores de la industria y las autoridades, es la claridad en las regulaciones. Una consideración generalizada es que el Ministerio de Ambiente debe proporcionar directrices claras sobre los criterios de productos biodegradables y reciclados, así como sobre la trazabilidad de los productos sostenibles.