¡Hub de contenido!
Acceso a contenido educativo gratis. Comience a aprender.

Desde cambios de línea hasta rechazo del cliente: el costo oculto de la reduflación

Los ajustes del proceso y las consideraciones relacionadas con la reducción del tamaño del producto van mucho más allá de lo que los consumidores ven en los estantes de las tiendas.

Thumbnail Image003
Getty Images

Los pesos netos de los productos aparentemente se aligeran en un abrir y cerrar de ojos para los consumidores, pero el costo de la reduflación detrás de escena puede ser sorprendentemente alto.

La reduflación se da es cuando un fabricante reduce la cantidad de producto por unidad para aumentar los márgenes sin cambiar el precio en los estantes de las tiendas. “Es un aumento de precios por la puerta trasera”, dice Edgar Dworsky, experto en reduflación y fundador de los recursos de defensa del consumidor Consumer World y Mouse Print.

Dworsky dice que esta práctica no es nada nueva, con ejemplos que datan de décadas atrás y varios métodos en uso.

Las empresas pueden ajustar el tamaño del empaque para reducir el peso neto, como informó Mouse Print con la reducción de 1,7 onzas de la mantequilla de maní Skippy en 2008.

También podrían esponjar productos como papel higiénico para incluir menos hojas, como informó Mouse Print en marzo de 2022, con 20 a 30 hojas menos de papel higiénico Charmin por rollo, según el producto. El artículo señala que el número de hojas por rollo de Charmin se ha reducido en 90 % en los últimos 60 años.

Otra estrategia similar consiste en reformular un producto utilizando ingredientes más baratos, lo que se conoce como "skimpflation". Conagra se involucró en esta práctica con su producto Smart Balance, reduciendo su contenido de aceite vegetal en casi un 40% y reemplazando el aceite con agua como ingrediente principal, según informó Mouse Print en septiembre de 2022.

Sin embargo, los consumidores se dieron cuenta de este caso en particular y la página del producto Smart Balance se inundó de críticas negativas. Conagra anunció que trabajaría para restablecer la fórmula original, dice el informe de MousePrint.

El concepto de inflación por reducción puede ser antiguo, pero su prevalencia depende de los tiempos.

Es menos probable que los consumidores detecten cambios en el peso neto que en el precio.Es menos probable que los consumidores detecten cambios en el peso neto que en el precio.Getty Images

“Viene en oleadas”, explica Dworsky, aumentando durante los períodos de alta inflación, aumento de los costos de las materias primas o desafíos en la cadena de suministro, donde “[los fabricantes] necesitan encontrar alguna forma de, en esencia, aumentar los precios y hacer más dinero."

Y desafortunadamente, ahora es uno de esos momentos. Dworsky dice que antes de esta ronda actual de inflación, acumularía de dos a tres historias por año sobre reduflación, cada una citando alrededor de cinco ejemplos.

“Ahora estoy haciendo aparentemente una historia con quizás 10 o 12 ejemplos cada tres meses”, dice. "Ciertamente hay más ejemplos de los que salen a la luz".

La reduflación presenta desafíos para las empresas de productos envasados

Los cambios pueden ocurrir en un instante desde la perspectiva del consumidor, pero participar en un proyecto de reducción de tamaño del empaque involucra varios departamentos y largos períodos de desarrollo, con una gran consideración por el retorno de la inversión.

Eso es según Brian Stepowany, gerente sénior de investigación y desarrollo de empaques en B&G Foods. Stepowany dice que una vez que la alta gerencia u otros empleados presentan un proyecto de este tipo, varios equipos comienzan a procesar números.

“Es el grupo financiero en cuanto a, 'está bien, si nos va a costar X, pero vamos a ahorrar Y durante este período de tiempo, ¿realmente vale la pena?'”, explica.

Los ahorros marginales de un ajuste de empaque podrían no justificar el gasto de una operación más pequeña, dice Stepowany. Por el contrario, "si vende algunos miles de millones [de unidades], es mucho más fácil justificar ese cambio en el empaque o cualquier costo para revisar el equipo, cosas de esa naturaleza".

Las fabricantes de productos empacados calibran los costos y beneficios de la reducción en los empaques.Las fabricantes de productos empacados calibran los costos y beneficios de la reducción en los empaques.Getty Images

En las consideraciones financieras se incluyen si hay espacio disponible para una segunda línea, el costo de cambiar la línea anterior si no hay espacio, la tensión en la red eléctrica y si queda dinero en la línea actual para amortizar a través de ello.

Una vez que se determina el aspecto financiero del proyecto, "entonces es el momento", dice Stepowany, citando desafíos difíciles de controlar, como problemas con la entrega de equipos, el clima y la política. También se deben considerar los inventarios, para evitar la eliminación de clientes al no tener producto en el anaquel por ningún período.

Con tantos factores para hacer malabares, “Creo que son las empresas que vieron venir el escenario del COVID y los problemas que trajo, que lo abordaron en ese momento, estamos viendo que esas líneas entran en producción ahora”, dice Stepowany. "Ese es el tiempo que lleva".

Una solución mucho más rápida y sencilla sería aumentar el precio del producto y mantener los procesos existentes. Pero los consumidores observan los precios con mucha más atención que los pesos netos o las formas de los empaques, y la competencia entra en la ecuación.

“Si llega al punto en que está fuera de alcance, los consumidores optarán por los artículos más baratos, la marca privada, los genéricos”, dice Stepowany. “No querrá cortarse la nariz para dañarse la cara. Ya sabe, ¿es algo por lo que puede luchar y superarse y, con suerte, los costos bajarán?

El costo de la reduflación desde la perspectiva de un fabricante de equipo original

Josh Becker, gerente del segmento de panadería y confitería de la empresa de equipos de empaque Harpak-Ulma, dice que cada pieza de la cadena de suministro se ve afectada de alguna manera por los proyectos de reduflación, pero ve que las empresas tienen más problemas con los cambios en la línea de producción.

“Si comienza a sacar producto del empaque terminado y aún desea procesar la misma cantidad de libras o productos por minuto a través de su línea de procesamiento, es posible que su equipo de empaque no sea capaz de aumentar la velocidad en función de ese conteo reducido en ese empaque”, dice Becker.

Estos cambios pueden requerir maquinaria adicional en las plantas de producción para compensar, y "no todos tienen espacio para hacerlo", dice Becker.

Los proyectos de reduflación podrían requerir ajustes en la línea para mantener la eficiencia.Los proyectos de reduflación podrían requerir ajustes en la línea para mantener la eficiencia.Getty Images

El estrés financiero de ajustar las líneas de producción se combina con los costos laborales. Becker explica que si una empresa mantiene el número de trabajadores en una línea pero decide reducir la producción en lugar de agregar maquinaria, la mano de obra comienza a costar más por producto.

Los desafíos no terminan una vez que el producto sale de la fábrica. Becker dice que los ajustes en el tamaño de los empaques pueden afectar los acuerdos con los minoristas, particularmente con la planificación del espacio en los estantes.

“Incluso a nivel de tienda, tienen todos esos estantes planificados, de qué proveedores tienen qué espacio en el estante, cuánto espacio hay disponible, cuántos productos pueden poner en ese estante”, dice Becker. “Y no los van a cambiar todas las semanas, si alguien sigue cambiando el tamaño de los productos”.

Con estos desafíos en mente, dice que se deben examinar todos los aspectos de la producción antes de hacer ajustes para garantizar que las ganancias potenciales no se pierdan por problemas técnicos.

Mirando hacia atrás en su experiencia combinada en el espacio de los fabricantes de equipo original, y con más de 25 años trabajando en empresas de bienes de consumo empacados, como Frito-Lay y Kraft Foods, Becker dice que hay momentos en los que la reduflación es comprensible.

“A veces, esa es la única forma de mantenerse rentable dentro de ciertas unidades de negocios”, dice Becker, señalando los bajos márgenes inherentes al segmento de panadería, junto con desafíos comunes como el aumento del costo de los ingredientes.

Con esas justificaciones en mente, Becker dice que un inevitable punto de ruptura con los consumidores debe tenerse en cuenta en los proyectos de reduflación.

"En algún momento, será obvio para el consumidor que 'bueno, esto era tres veces su tamaño hace 10 años, ahora estoy pagando el mismo precio y es como un tercio del tamaño'". dice Becker. “En algún momento, tiene que existir la percepción de que los consumidores van a descubrirlo”.

Encontrar soluciones alternativas

Las empresas pueden encontrarse en posiciones en las que un proyecto de reduflación es un paso necesario para seguir siendo rentables. Pero puede haber otras opciones con un poco de creatividad.

Stepowany de B&G sugiere considerar los desafíos futuros durante el desarrollo del producto y desarrollar bienes que no sean demasiado costosos de fabricar. “¿Realmente necesitas el Rolls Royce, o estás feliz con el Cadillac, o estás de acuerdo con el Buick?”, pide.

Stepowany dice que otras tácticas que ha visto incluyen cerrar contratos que podrían ofrecer un precio más bajo y encontrar formas de pedir grandes cantidades de materiales, como agrupar compras o incluso instalaciones si es posible.

Becker de Harpak-Ulma sugiere encontrar formas de aumentar la eficiencia de la línea de producción antes de que la reduflación se convierta en una necesidad.

Un método para esto podría ser la automatización, “que saca fuerza laboral y permite mantener los costos bajos por producto para mantener los tamaños del producto de hoy”, dice Becker.

La automatización podría ayudar a las compañías a evitar la reduflación reduciendo los costos de mano de obra.La automatización podría ayudar a las compañías a evitar la reduflación reduciendo los costos de mano de obra.Getty Images

Becker reconoce que algunos factores, como los costos de los ingredientes o del material de empaque, están fuera del control de una marca. “Pero sí pueden controlar el desperdicio y la utilización de la mano de obra dentro de una fábrica, entonces tienen una mejor oportunidad de combatir el efecto de la reduflación”.

El defensor del consumidor Dworsky dice que una mayor conciencia y organización del consumidor ayudaría, incluso si es una posibilidad remota.

“La gran mayoría de los compradores no prestan atención, ni a las historias sobre los productos, ni al peso neto real de lo que están comprando”, dice Dworsky.

Los consumidores tienen el "poder de la cuerda de la billetera", como explica Dworsky, pero "es realmente un poco raro que los consumidores hablen tan fuerte como lo hicieron sobre el problema de Conagra con SmartBalance. No considero que eso pase en la mayoría de las circunstancias”.

Dworsky también cita una nueva ordenanza en Brasil publicada en septiembre de 2021, que exige a las empresas anotar cambios cuantitativos en el empaque del producto.

Dworsky dice que una ordenanza podría ser una extralimitación del poder en los Estados Unidos. En cambio, sugiere que los reguladores adopten un "enfoque razonado" al hablar con los fabricantes sobre el problema y posiblemente realizar encuestas para mostrar las reacciones de los consumidores a las reducciones.