¡Hub de contenido!
Acceso a contenido educativo gratis. Comience a aprender.

6 macrotendencias de consumo que marcarán el 2024

Uso de IA, experiencias de consumo, sustentabilidad y cultura financiera son las principales tendencias de consumo que se verán reflejadas en este nuevo año.

La cultura financiera progresiva y el aumento del interés en el autocuidado demuestran la madurez del consumidor contemporáneo.
La cultura financiera progresiva y el aumento del interés en el autocuidado demuestran la madurez del consumidor contemporáneo.
Getty images

El presente año será, sin duda, un año de consolidación de aquellas tendencias de consumo que se venían vislumbrando desde la pospandemia. Así lo indica el más reciente informe de la firma global de inteligencia de mercados, Euromonitor Internacional, que –como es tradición– aporta anualmente un documento detallado que da luces sobre las motivaciones y necesidades de los consumidores contemporáneos. 

Del informe sobresalen cifras muy dicientes del comportamiento del consumidor que se afianzarán durante 2024, una de ellas es la preocupación por el aumento del costo de productos de uso cotidiano: un 74 % de los consumidores encuestados como parte del estudio La Voz del consumidor señala que la elevada inflación de 2023 les forzó a identificar nuevas estrategias para cubrir sus gastos. Por su parte, un 85 % de los encuestados aseguró estar dispuesto a pagar más por productos de belleza con beneficios comprobados. 

La búsqueda de mejores y más personalizadas experiencias de consumo; la conexión íntima con los productos; el tener un impacto positivo en el planeta y la toma de decisiones a conciencia; la preferencia por marcas y compañías con valores claros; la demanda de incentivos al consumo; y el autocuidado y bienestar son las seis macrotendencias que redefinirán el consumo en 2024. 

1. Inteligencia artificial, ‘influencer’ y aliado del consumidor

53 % de los profesionales encuestados aseguró que su empresa invertirá en IA generativa durante el próximo quinquenio.53 % de los profesionales encuestados aseguró que su empresa invertirá en IA generativa durante el próximo quinquenio.Getty images

La inteligencia artificial generativa ganará aún más terreno en 2024 en la medida en que será un aliado para la cocreación con capacidad, incluso, para influir en los consumidores, influyendo en sus decisiones y en las maneras en que puede interactuar con las marcas. De acuerdo con Euromonitor, más del 40 % de los consumidores están abiertos a recibir recomendaciones personalizadas de asistentes de voz, 17 % de los consumidores se sentiría cómodo usando un ‘bot’ para resolver preguntas complejas de servicio al cliente. Ante estos indicadores, la recomendación para las compañías y marcas es capitalizar estas funcionalidades de inteligencia artificial buscando mayor personalización para brindar una experiencia de usuario superior. No en vano, 53 % de los profesionales encuestados en el estudio La Voz de la industria, aseguró que su empresa invertirá en IA generativa durante el próximo quinquenio. 

2. Conexiones duraderas y gratificantes

Las marcas deberán satisfacer la demanda de entretenimiento y experiencias estimulantes.Las marcas deberán satisfacer la demanda de entretenimiento y experiencias estimulantes.Getty images

Como parte del estudio, 55 % de los consumidores aseguraron que compraron en tiendas que les crearon experiencias atractivas y el 29 % indicó que se sentiría cómodo si las marcas rastrearan sus emociones y personalizaran las experiencias según su estado de ánimo. Estas cifras revelan que los consumidores contemporáneos buscan liberarse de sus preocupaciones diarias, encontrar válvulas y momentos de alivio y escape de lo cotidiano. Ante esto, la tendencia para las marcas será desarrollar productos que evoquen emociones gratificantes para satisfacer la demanda de entretenimiento y experiencias estimulantes. Esto, sin duda, será un desencadenante para brindar felicidad y construir conexiones duraderas con los clientes. 

3. Adiós al ‘greenwashing’

Los consumidores serán aún más exigentes con las organizaciones, demandándoles que entreguen pruebas tangibles de sus acciones en pro del planeta.Los consumidores serán aún más exigentes con las organizaciones, demandándoles que entreguen pruebas tangibles de sus acciones en pro del planeta.Getty images

 En 2024 los consumidores intensificarán su preocupación por el medio ambiente. Durante la última década han adoptado acciones individuales para abordar la crisis climática y cada vez cuestionan más el compromiso de marcas, empresas y gobiernos para tener un impacto significativo y positivo en el planeta. Sin embargo, aunque más del 60 % de los encuestados afirmó contribuir positivamente al medio ambiente mediante sus comportamientos de consumo, reconocen que los esfuerzos individuales no son suficientes. Debido a esto serán aún más exigentes con las organizaciones, demandándoles que entreguen pruebas tangibles de sus acciones en pro del planeta y el cumplimiento de sus promesas en este sentido. El lavado verde o greenwashing es una práctica en vía de extinción y, en este sentido, 45 % de los profesionales encuestados afirmó que su empresa prevé invertir en certificaciones para evitar esta práctica en los próximos cinco años. 

4. Polarización, un desafío para las marcas

La respuesta de los consumidores hacia marcas que adoptan posturas políticas puede ser impredecible.La respuesta de los consumidores hacia marcas que adoptan posturas políticas puede ser impredecible.Getty images

Los conflictos bélicos en Oriente Medio y el norte de Europa, así como las elecciones de gobiernos en 2024 aumentarán las tensiones políticas a nivel mundial y permiten anticipar al 37 % de los consumidores disturbios políticos en sus países en los próximos años. Aunque la polarización es cada vez más evidente –y un 32 % de los consumidores aseguró haber participado activamente en asuntos políticos y sociales– su respuesta hacia marcas que adoptan posturas políticas es impredecible. Mientras algunos podrían respaldar marcas alineadas con sus valores, otros no traducirán sus opiniones políticas en decisiones de compra. Incluso, es posible que algunos eviten marcas percibidas como promotoras de agendas partidistas. Enfrentar esta situación con precaución y tacto será clave en 2024 para las empresas. La respuesta efectiva será mantenerse fiel a la esencia de las marcas. 

5. Ahorro y cultura financiera

Los ‘hackers’ del valor buscarán minimizar sus gastos sin sacrificar la calidad.Los ‘hackers’ del valor buscarán minimizar sus gastos sin sacrificar la calidad.Getty images

La alta inflación en 2023 transformó las prácticas financieras de los consumidores. Con casi el 75 % preocupadas por el aumento de precios, las personas adquirieron mayor conciencia sobre sus finanzas y empezaron a hacer presupuestos y recortes. Aunque la inflación puede desacelerar su ritmo en 2024, sus efectos persistirán y el ahorro será clave para el 44 % de los consumidores. No obstante, los ‘hackers’ del valor buscarán minimizar sus gastos sin sacrificar la calidad y recurrirán a estrategias ingeniosas y disruptivas como opciones de pago alternativas, marcas privadas y actividades gratuitas. Además, implementarán nuevos trucos financieros para maximizar sus ingresos. Ante esto, las empresas deberán diseñar sistemas de incentivos y fidelización, así como innovar en términos de asequibilidad y concebir soluciones que satisfagan efectivamente las necesidades de los consumidores conscientes. 

6. Autocuidado y eficiencia comprobada

Los consumidores pragmáticos del bienestar buscarán beneficios inmediatos sin grandes compromisos con la marca.Los consumidores pragmáticos del bienestar buscarán beneficios inmediatos sin grandes compromisos con la marca.Getty images

En cuanto al bienestar, la cifra es reveladora: el 85 % de los consumidores estaría dispuesto a pagar más por productos de belleza con eficacia o beneficios comprobados. De acuerdo con el estudio, en 2024 los consumidores buscarán un enfoque realista para su autocuidado, y optarán por soluciones simples pero, sobre todo, efectivas. Los pragmáticos del bienestar buscarán beneficios inmediatos sin grandes compromisos y establecerán metas de bienestar alcanzables y con mejoras visibles. La evolución acelerada de soluciones de autocuidado en las industrias de salud y la belleza contribuye a esta tendencia, pues los compradores estarán dispuestos a probar opciones nuevas o no convencionales para alcanzar sus objetivos. 


Sin duda, la consolidación del panorama de consumo en 2024 revela una intersección particular entre la tecnología emergente y las crecientes demandas de los consumidores. La inteligencia artificial generativa no solo definirá las interacciones con las marcas, sino que también influirá en las decisiones del consumidor; mientras la búsqueda de conexiones gratificantes se reflejará en la necesidad de escapar de las tensiones diarias a través de productos y experiencias de consumo. En este año, la sustentabilidad y conciencia medioambiental seguirán marcando la parada en términos de investigación, diseño y desarrollo de productos y, especialmente, en modos de consumo. Estos aspectos, junto con la cultura financiera progresiva y el aumento del interés en el autocuidado, se convierten en variables cruciales que las empresas deberán integrar a sus estrategias corporativas con el fin de responder cada vez con mayor precisión a la madurez del consumidor actual.